Av. Díaz Vélez 3842
CABA - Argentina - (1200)
(54-11) 4983-9883

  • 1
  • 2
  • 3
  • Todos los Tags
  • Estudio
  • Gandolfo
  • Sala
  • Stanislavski
  • Ordenar por Default
  • Título
  • Fecha
  • Aleatorio

 

Cartelera de Nuestra Sala

  • Funciones Viernes

    Temporada 2015 en preparación Apertura MAYO 2015!!!!  

    Leer más
  • Funciones Sábados

    Temporada 2015 en preparación Apertura MAYO 2015!!!!  

    Leer más
  • Funciones Domingos

    19 hs. Del amor y otros sufrimientos... Dirección: Adela Graziano. Entrada Libre con opción a la gorra.

    Leer más
  • 1
  • Inicio

Actuación

Existe una aceptación ya casi generalizada de que la actuación trata acerca de la capacidad de reaccionar a estímulos imaginarios, más bien que de una cuestión mímica, exhibicionismo o imitación. Los elementos esenciales de la misma siguen siendo los que ya enunciaba el actor francés Talma en el Siglo XVIII: "una sensibilidad inusual y una inteligencia extraordinaria". Se refería a la inteligencia como capacidad para comprender el funcionamiento de la personalidad humana y no a la que se aprende en los libros.

Los problemas esenciales de la actuación son tan antiguos como el teatro mismo: si el actor "siente" realmente o si se limita a imitar; si debe hablar con naturalidad o retóricamente; en qué consiste realmente ser natural. Y estos problemas no se refieren sólo a la actuación "realista" que surgió en el Siglo XIX. Tienen que ver con la naturaleza misma del proceso del actuación . Los mismos adquirieron mayor urgencia en los últimos años porque hoy en día se invierten inmensas sumas de dinero en producciones teatrales, en películas o en televisión muchas veces la viabilidad de estas producciones depende de la capacidad del actor de revivir estados de alta emoción y de tener control sobre los mismos, con absoluta verosimilitud y sin que se vea perturbada por otros aspectos de la producción. En una película, el actor debe a veces volver a hacer una escena diez o doce veces por problemas técnicos y cada vez mantener la misma perfección. Y luego, pasar a otra escena sin continuidad con la anterior. Un actor en una obra de teatro tiene que hacer una o dos funciones por día y siempre tener las mismas emociones en los mismos momentos. En estas circunstancias, el entrenamiento no es un lujo. Es una necesidad.

 

Carlos Gandolfo

 

 

ImprimirCorreo electrónico

Sponsors

Sponsors

Sponsors