El desalojo
Autor:
 Florencio Sanchez

“El Desalojo” cuenta la historia de Indalecia, una mujer de numerosos hijos que al no poder pagar el alquiler de una pieza en un conventillo, la desalojan. Su marido, Daniel, sufrió un terrible accidente, por el cual quedó paralítico.

La encargada luchaba día a día para poder cobrar el alquiler de los inquilinos.

La mayoría de los vecinos, e incluso la encargada se quejaban del estorbo de las pertenencias de Indalecia en el patio del conventillo. No eran solidarios con ella, sino muy desconsiderados, excepto por Genaro que le dio su apoyo y consentimiento.

Ante este hecho, se publicó la noticia en el diario y se levantó una suscripción para que la gente enviara dinero.

Durante el suceso de la obra, y después de muchos años sin verse, aparece “Inválido”, el padre de Indalecia que al enterarse del hecho a través del diario, se dirige hacia el conventillo a ver a su hija. Indalecia lo recibe. El padre no podía ayudarla, pero sugirió que envíe a sus hijos a un asilo. La mujer rechazó inmediatamente esta proposición ya que quería mucho a sus hijos.

Luego aparece el comisario y el periodista con el poco dinero de la colecta. Indalecia lo recibe muy agradecidamente, pero el comisario le informa que, ante su situación, ya está todo dispuesto para que la Sociedad de Beneficencia tome a sus hijos. La desconsolada mujer vuelve a rechazar este planteo.

Más tarde aparece el fotógrafo, que muy despiadado, sólo desea tomar su foto, en medio de una terrible desolación.

Ya en el final de la obra, Indalecia tristemente decide enviar a sus hijos al asilo e ir a visitarlos a menudo: “... Bueno...Sí...Hagan de mí lo que quieran...¡Sí!... ¡Pobres hijitos míos!...”.

En su desesperación, termina entregando el dinero que era para pagar el alquiler, a su padre; quien seguramente lo empleará para emborracharse.

 

Descargar .pdf

 

Constantin Stanislavsky, Teatro

Opiná sobre el post y ayudanos a crecer