fbpx
Escribir un comentario

Dora Baret, impecable en Luz de Gas.

 

ILUMINACIÓN ARTIFICIAL

 

por Norma Dumas

 

CALIFICACION: MUY BUENA

 

Cualquier truculencia es menos efectiva en la pantalla que entre bastidores, donde puede excitarse manejando la reacción del publico a su antojo.

 

Aunque el teatro le envidió siempre al cine su enigmático Hitchcock, pudo llegar a conseguir su cuota de espeluznancia propia. Cuando Patrick Hamilton concibió LUZ DE GAS, contaba con que George Cukor la llevaría a un set de Hollywood y que Matias Gandolfo la trasladaría a un escenario porteño.

 

En nuestra exclusiva y trascendente versión, la consternadora luz volvió a encenderse.

 

Impecablemente proyectivo es el trabajo y el rutilante artificio interpretativo de Dora Baret. Su asimilación de la torturada Bella Manning es perfecta, sin dejar de lado ninguna complementaria subjetividad.

 

Su hijo Gandolfo demostró --fiel a ese dicho popular-- que "lo que se hereda no se roba".

 

A Baret la siguen un Jorge Sassi bien identificado con su papel, un demasiado eufonizado Gustavo Cenatiempo y las correctas Carolina Laursen y Vilma Ferran.

 

Excelente la ambientación de Guilllermo de la Torre.

Decinos algo acá...
Cancel
Ingresar con ( Registrarte ? )
o escribir como invitado
Cargando comentarios... The comment will be refreshed after 00:00.

se el primero en comentar!!!