fbpx
Escribir un comentario

TEATRO : ENTREVISTA CON DORA BARET Y MATIAS GANDOLFO

 

Por María Ana Rago

 

Todo en familia

 

Madre e hijo armaron un emprendimiento teatral como actriz y director, y estrenaron su primera obra.

 

Ella es —y le gustará leerlo— toda una madraza, orgullosa de sus hijos y de su nieta. "No hay felicidad más grande —dice y abre los brazos— que la que dan los hijos. Algo se le parece, pero es diferente: la alegría de los nietos". Dora Baret (66), actriz y profesora de teatro, acompaña a su hijo menor, Matías Gandolfo, de 34 años (fruto de su matrimonio con Carlos Gandolfo, al igual que el mago Emanuel), en un emprendimiento teatral. Ahora, por primera vez es dirigida por su hijo en una obra: Luz de gas. Y se siente plena.

 

Sentados frente a una mesa del bar del Actors Studio Teatro, madre e hijo conversan con Clarín. Allí, en la planta baja de esa enorme casona del barrio de Almagro que supo ser el estudio de teatro del maestro Carlos Gandolfo (fallecido en enero de 2005), funciona desde hace un año la nueva sede de un espacio teatral creado por el clan familiar; allí dicta sus clases Dora Baret, junto a Sebastián Blanco Leis, pero en una escuela que se sigue llamando de Carlos Gandolfo. En el piso de arriba, que fue vivienda de Gandolfo padre, ahora vive Matías con su flamante esposa, una joven dueña de un solarium en Villa del Parque.

 

El Actors Studio estuvo en el Abasto desde el 2001, pero el año pasado el precio del alquiler de ese galpón devenido en teatro "se fue por las nubes" (de $3.500 a $10.000), y, por suerte, a Matías se le ocurrió la idea de transformar el estudio de su padre en teatro. Y aquí están.

 

"Yo participé mucho de la construcción de los Actors Studio, desde el primero hasta acá: pinté baños, el escenario", dice Dora Baret, quien además hace televisión: es Mimicha en Son de Fierro (Canal 13). "Esto de hacer un emprendimiento así, ya lo habíamos hecho con el papá de mis hijos. Y ahora lo repito para acompañar a mi hijo, pero porque también forma parte de un proyecto que me involucra", confiesa. "Nosotros fuimos los fundadores del primer café teatral que hubo en el país, que se llamó, curiosamente, Café Teatro Estudio, en los 60", repasa Baret. "Aquella vez nos cerraron el lugar porque no teníamos habilitación para eso que estábamos haciendo. Teníamos habilitación de teatro independiente, de cabaret, de boite, pero no existía el café teatro. Estuvimos luchando mucho tiempo… hasta que un día nos cerraron. A los tres meses de cerrar, nos llegó la habilitación, pero ya habíamos devuelto el lugar, que era un petit hotel ubicado en Viamonte entre Uruguay y Talcahuano", repasa con nostalgia Dora. "Ahí fue la última actuación de Carlos como actor", continúa. "Carlos era un pionero. Cuando él hizo esta casa, nosotros ya estábamos separados; y tenía la fantasía de hacer un teatrito acá", cuenta Dora.

 

Actualmente esta actriz, junto a Jorge Sassi, protagoniza una pieza de Patrick Hamilton (el mismo autor de La soga, primera pieza que puso en escena Matías), dirigida por Gandolfo hijo, en este espacio levantado a pulmón. "Jorge Sassi debutó en teatro con mi papá y yo fui compañero de colegio de su hijo", repasa Matías. Luz de gas (cuya versión cinematográfica corresponde a 1944) se desarrolla en plena época victoriana. Jack Manning, pianista, se casa con Bella Dubois, juntos van a vivir a una casa donde años atrás ocurrió un misterioso asesinato. Y comienza una sucesión de extraños acontecimientos. El suspenso domina la escena.

 

"Yo había visto la película y conocía la historia. Soy de la generación que decía la frase no me hagas luz de gas. Hoy muy poca gente conoce esa frase", explica Dora. "Yo quería trabajar con Matías", asegura esta mamá que no se guarda en ningún momento la alegría de compartir un proyecto con su hijo. "A Emanuel también siempre le digo que me gustaría ser partenaire de él en algún espectáculo de magia", cuenta la actriz.

 

"La historia tiene que ver con una mujer maltratada; ése es el tema central. A través de esa historia, aparece la intriga y el suspenso", sigue la actriz.

 

En familia y con amigos, en la propia casa de su director, Luz de gas es una de las tantas propuestas de la cartelera porteña. Pero por cierto sus hacedores le imprimen un entusiasmo tan grande que le aportan una dosis de atractivo extra.

Decinos algo acá...
Cancel
Ingresar con ( Registrarte ? )
o escribir como invitado
Cargando comentarios... The comment will be refreshed after 00:00.

se el primero en comentar!!!